Vivos y en este momento, la danza en Instagram

Fotografía de portada: Nath Martin

@CaritinaHN

Ximena González Peña, 24 años, actualmente es bailarina en la Compañía Nacional de Danza, donde lleva trabajando desde el 2015 y a su vez cursa la Carrera de Administración Pública en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM.

Comenzó a estudiar a los 10 años de edad, en la Academia de la Danza Mexicana del INBA, la licenciatura dura 8 años y en el transcurso de ese tiempo participó en concursos nacionales y festivales, en el Festival de Danza Córdoba se le otorgó una beca para el Summer Intensive de Orlando Ballet en 2014, a su regreso hizo audición para la Compañía Nacional de Danza, en la cual con anterioridad ya era aprendiz, la calidad de bailarina de Ximena es profesional y sobresaliente, el año pasado junto con uno de sus compañeros representaron a México en el concurso internacional de coreografía y ballet de China.

Desde pequeña mostró interés por la danza, la acrobacia y la gimnasia, pero el gusto de su madre por el folklore la llevó a realizar la audición en la academia. Al principio no sentía un compromiso, ya que ella quería ser gimnasta, el primer año no mostró mucho esfuerzo por lo cual reprobó y le externaron que ella no tenía lo necesario para ser bailarina de ballet y le recomendaron buscar otra carrera. A pesar de su corta edad, el comentario “le dio en el ego” y tomó la decisión de demostrar que ella podía hacer lo que quisiera hacer.

Posteriormente tuvo una maestra rusa, Nina Kirilova, que empezó a transmitirle su amor y pasión por el ballet, poco a poco Ximena fue creando el amor por la danza. Así fue como empezó a disfrutar lo que le deja en el escenario.

“Bailar frente a miles de personas, crear una sensación en esas personas, que se olviden por un momento de su realidad, y a la vez como bailarín te olvidas de tu realidad y te vuelves ese personaje, no podría describir lo que me ha dejado el ballet, trabajar con tu cuerpo, sentir cada pedazo de musculo, cada parte de tu cuerpo y te sientes viva”

Ximena González

El lado bueno de la cuarentena: las plataformas digitales

La cuarentena fue algo no esperado, ha sido un proceso que apenas se desarrolla de mejor forma, sus compañeros y ella crearon espacios en su hogar, se conectaron con clases en YouTube para seguir con los ensayos en casa, pero fue a Nayely a quien se le ocurrió dar clases en vivo, para inspirar, para que otros bailarines pudieran tomar clases, de acondicionamiento físico, aerokinesis, clases de ballet, acción tras acción, fueron consolidando la dinámica, donde los bailarines de la compañía se ofrecían para dar clases.

Algo bueno de esta cuarentena es que puedes encontrar clases de maestros que viven en otros lugares y tienes otro tipo de consejos y visión, es de lo que no ha dado la cuarentena”.

Después de unas semanas la dirección de la compañía se puso de acuerdo y ahora, martes y sábados, los integrantes de la compañía tienen clases por zoom, donde han tenido invitados especiales como Marcelo Gómez, Roser Muñoz, cada bailarín sabe dónde parar, donde corregirse, ir más lento, más rápido o repetir un ejercicio, por esa parte, para Ximena, el encierro puede ayudar a encontrar una consciencia que en ocasiones se pierde cuando estás en una compañía y todo tiene que ser rápido, una vez y ya, hacer los ejercicios las veces y el tiempo que necesite, cada quien está encontrado una forma para estar lo entrenados lo mejor posible.

“Es otro de los beneficios de la cuarentena, volver a encontrarnos”.

Otra de las acciones de la compañía es hacer montajes a distancia presentados en YouTube, realizada por el coreógrafo y bailarín por videollamada, es interesante cómo se utilizan las redes sociales y tecnología para seguir creando arte, es importante aprovechar lo que se tiene para seguir transmitiendo, lo que les gusta, su trabajo.

Instagram apoya a estar en contacto con otros bailarines de otras partes del mundo, que se creería están lejos, en otra realidad, conecta a toda la comunidad dancística, para Ximena, la plataforma le permite conocer otro tipo de trabajo y tomar lo que le funciona.

View this post on Instagram

sábado

A post shared by BAILARINES CND MEX (@bailarinescndmex) on

Es importante seguir adaptándose, es difícil ya que los bailarines viven para estar en el teatro, como compañía ellos tenían un público bastante grande, se deben repensar obras para públicos menores, es necesario seguir esforzándose, el regreso será lento, grupos no más de 15 personas y una hora como máximo.

“El mundo necesita empezar a ver lo que realmente importa, es un momento de cambio, los cambios son duros, pero la mayoría del tiempo nos hace replantearnos y reinventarnos, de alguna manera esto reinventará a los artistas”.

Para Ximena es momento de tener fe y confiar en el gobierno y las medidas que se están tomando, tomar y poner lo que nos toca para salir de la mejor manera de esta situación.

Leave a Reply