¿Para qué sirven los medios de comunicación?

@LuisHurRa

Donde hay crisis y debacle para muchos, también existe una clara oportunidad para el éxito otros. En México los medios de comunicación tradicionales desde el 2012 comenzaron a registrar una perdida de audiencia principalmente en el sector de los jóvenes. Según datos del Instituto Federal de Telecomunicaciones en su encuesta nacional de contenidos audiovisuales 2019, reportó que los mexicanos actualmente destinan en promedio 2 horas 20 minutos al día para ver televisión, mientras que dedican 8 horas 20 minutos para navegar en Internet.

Si se siguen la misma tendencia de crecimiento en el  consumo de Internet para 2024, los mexicanos estarán destinando más de 10 horas al uso de este medio, mientras que menos de 1 hora para el consumo de Televisión, este panorama ha puesto en severos aprietos a los dueños de las principales televisoras, radiodifusoras y periódicos del país. A esta crisis debemos sumarle que el presidente Andrés Manuel López Obrador en su proyecto de austeridad gubernamental, decretó la reducción del 50% del presupuesto para publicidad oficial de su gobierno, situación que desde que inicio su mandato propició una severa crisis económica a muchas empresas mediáticas.

A las crisis de audiencia y económica que actualmente viven los medios de comunicación,  debemos sumarle la crisis de credibilidad, la cual esta impactando el papel que actualmente están jugando los medios de comunicación tradicionales en el escenario político de México, según datos del 1er Estudio nacional “Cómo se informan los mexicanos”, elaborada por la Consultoría Comunicación Política en el 2019, reporta a la pregunta: ¿A qué medio de comunicación le cree más?, el 44% de los entrevistados dijo que a las redes sociales, seguido del 27% a los portales de noticias y en un tercer lugar con el 18% a la televisión. Estos indicadores nos corroboran la severa crisis en la que se encuentran los medios de comunicación tradicionales destacando a la Televisión, medio de comunicación que dominaba hace 10 años el consumo de las audiencias.

Sin embargo, durante la coyuntura que actualmente se vive en México y en el mundo, por la propagación del virus Covid19, el consumo hacia los medios tradicionales tuvo un ligero repunte, demostrando la necesidad de consumo informativo sobre lo que esta ocurriendo por esta pandemia mundial, y si a ese repunte le sumamos que en el 1er Estudio Nacional “Cómo se informan y reaccionan sobre el coronavirus los mexicanos”, elaborado por Comunicación Política Aplicada, el 83 % de los entrevistados dijo haber recibido Fake News sobre el Covid19 vía redes sociales, siendo este un fuerte indicador de alerta para muchos mexicanos que decidieron buscar información veraz en los medios de comunicación tradicionales.

En teoría todo marchaba bien, los medios de comunicación tradicionales saldrían como mayores triunfadores tras la pandemia del Covid19 y con ello se recobraría la confianza que años anteriores se había perdido.

Sin embargo el 17 de abril durante el noticiero nocturno “Hechos” de Tv Azteca, su conductor Javier Alatorre dijo durante su transmisión —se lo decimos con todas sus palabras ¡ya no haga caso a Hugo López Gatell!— frase que provocaría que esa misma noche y gran parte del sábado 18 de abril, que tanto Tv Azteca, Javier Alatorre y Salinas Pliego se volvieran el centro de conversaciones de millones de personas en la esfera pública digital de las redes sociodigitales como  de muchos medios de comunicación, donde se solicitaba la voz constante fue la exigencia de una sanción en contra de Tv Azteca por el llamamiento a la desobediencia civil en la coyuntura que actualmente vivimos.

Lo interesante del caso, fue que la tarde de ese sábado el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador en un mensaje emitido desde su cuenta de YouTube hiciera referencia al caso, minimizando los dichos por Alatorre y justificando las acciones de su amigo. Situación que en lugar de ayudar a la credibilidad de los medios de comunicación abona más elementos para dudar de su veracidad.

Con ello simplemente aumentando que la sociedad decida usar más Internet y las Redes Sociodigitales. Perdiendo una gran oportunidad de construir una sociedad que se informe por varias vías de información, logrando un sano equilibrio informativo que a la larga se traduce en audiencias más exigentes de temas con mayor profundidad. Provocando una mayor profesionalización por parte del gremio de periodistas, los cuales tendrán que construir mejores narrativas periodísticas que a la larga generaran información que sirva de vacuna ante las oleadas de pandemias desinformativas, contribuyendo a la construcción de una mejor ciudadanía y una mejor calidad de democracia.

Por ello y para concluir no debemos olvidar que una de las principales funciones de los medios de comunicación es supervisar y vigilar al poder político. Y no generar simpatía entre las acciones o dichos de nuestros representantes políticos.

Related Posts

El gobierno y los medios de comunicación, una tensión regulada
El arte y la cultura, una experiencia mística pero irremplazable en el mundo digital.
TV Azteca lo tiene claro va por 5G

Leave a Reply