Nueva normalidad: lineamientos generales y responsabilidad penal

@IIsraelBarajas

El 1o de Junio comenzarán a aplicarse, diferenciadamente, los protocolos y lineamientos para la nueva normalidad con el fin de “garantizar el acceso igualitario y generalizado a los derechos económicos, políticos, sociales y culturales con el fin de disminuir las desigualdades, las cuales solo se hicieron más evidentes en esta emergencia sanitaria”.

La estrategia, publicada el 29 de mayo en el Diario Oficial de la Federación, hace un llamado a los empresarios y agradece su disposición para regresar con responsabilidad a las actividades laborales que deben cumplir con las características de gradualidad, ordenación y cautela.

En el caso de la Ciudad de México se ha emitido un Plan gradual hacia la nueva normalidad en la Ciudad de México de más de 50 páginas, el cual incluye un semáforo epidemiológico junto con la estimación mensual de la situación en la que se encuentre la Ciudad. Se muestran dos indicadores que nos permiten clasificar los cuatro colores del semáforo.


Fuente: https://covid19.cdmx.gob.mx/nuevanormalidad

Sin embargo, independientemente del estado epidemiológico, las siguientes medidas sanitarias son obligatorias en el caso de la Ciudad de México:

  • Uso de cubrebocas en transporte público y lugares aglomerados
  • Lavarse las manos frecuentemente y uso de gel antibacterial
  • Mantener la Sana distancia; (no saludarse de mano y/o beso, y mantener 1.5 metros de distancia entre personas)
  • Estornudo de etiqueta.
  • Limpieza de espacios de trabajo y en el hogar
  • Desinfección constante de superficies con altos niveles de contacto

Además de estas medidas generalizadas, los espacios laborales deben cumplir con un regreso innovador que minime los riesgos de contagio y promocione la salud pública:

  • Horarios escalonados de entrada y salida; por sector y/o ubicación.
    • Que serán definidos en coordinación con los sectores privado, público y social en las próximas semanas.
  • Protocolos de trabajo que garanticen medidas de salud pública.
  • Otros esquemas de trabajo que minimicen riesgo de contacto y contagio en sectores de mayor riesgo.

Aunque no todos los empresarios han cumplido con su deber al atender las medidas preventivas de emergencia sanitaria, como es el caso del empresario Ricardo Salinas Pliego, estas medidas no son por buena voluntad, gusto o preferencia de los empresarios y, por supuesto, tampoco se trata de benevolencia al no despedir o disminuir los sueldos de los trabajadores sino que se deben cumplir obligatoriamente.

Por estas razones, es conveniente recordar que los empresarios pueden tener responsabilidades penales si alguno de sus trabajadores coaccionados se contagia por no haberse cumplido los lineamientos y protocolos obligatorios en espacios laborales.

El Instituto Nacional de Ciencias Penales (INACIPE) emitió un conjunto de hipótesis sobre Responsabilidad Penal ante el COVID-19 en donde se pueden observar casos hipotéticos. El documento considera 5 hipótesis en el caso de un taxista coaccionado por un patrón:

  • Hipótesis uno: El taxista no resultó contagiado durante su rutina.
  • Hipótesis dos: El taxista resultó contagiado durante su rutina.
  • Hipótesis tres: El taxista infectado, sobrevivió al tratamiento.
  • Hipótesis cuatro: El taxista infectado, no sobrevivió al tratamiento.
  • Hipótesis cinco: El taxista infectado, sabedor de que tenía los síntomas característicos del Covid.19, puso en riesgo la salud de diversos pasajeros (tres en concreto).

Para cada una de estas hipótesis existen respuestas diferenciadas:

  1. Hipótesis uno: Se trata de una tentativa inidónea, porque no puso en peligro el bien jurídico.
  2. Hipótesis dos: Peligro de contagio consumado instantáneamente donde intervino el autor mediato en forma de acción dolosa. De 3 meses a 3 años de prisión.
  3. Hipótesis tres y cuatro: Lesiones graves de las que ponen en peligro la vida consumadas instantáneamente donde intervino el autor mediato en forma de acción dolosa. De 3 a 8 años de prisión.
  4. Hipótesis cinco: Peligro de contagio consumado instantáneamente donde intervino el autor mediato en forma de acción dolosa. De 9 meses a 9 años de prisión.

Related Posts

Decisiones difíciles en Tokio 2020: Juegos Olímpicos sin espectadores
FAST FASHION y los nuevos hábitos de consumo
Café en tiempos de cuarentena. ¿Qué beben los mexicanos en esta pandemia?

Leave a Reply