La nueva normalidad para el arte.

@CariHN

“La música lejos de representar algo es ya una forma de vida, es mi trabajo, mi pasatiempo, ocupa todo mi tiempo y fuerzas, representa un estilo de vida”.

Leonel Aldino, compositor.
Fotografía:@ulisessmanuel

Leonel Aldino Desena es originario del Istmo de Tehuantepec, compositor y pianista, actualmente se prepara en el CENART, comenzó su carrera como clarinetista, pero siguió su desarrollo como compositor. En su obra es latente su cultura, lo cual le ha abierto puertas como artista.

La temporada que estamos atravesando ha generado un cambio rotundo en la vida de todos, se esta viviendo un “nuevo normal”, lo que conlleva un reajuste en las actividades y el flujo que teníamos como sociedad.

Para Leonel, la música es una disciplina que se hace todo el tiempo y en conjunto, por ello el mayor reto durante la pandemia es la comunicación, requiere buscar alternativas para continuar conectado y unido con sus alumnos, compañeros de trabajo y de clase, prácticamente con todo el mundo, considera que la situación los ha separado, contrastando notoriamente con las posibilidades que tenía el año pasado, cuando todo era más factible. Sumando al reto, tener que adaptarse a una nueva rutina, la cual consiste en entrar a la computadora, revisar pendientes, ensayos, clases, que, desde su perspectiva, no es saludable para alguien que esta acostumbrado a pasar todo el día en la escena haciendo música.

La nueva dinámica que viven los artísticas y Leonel la podrían llamar “redes de intercambio” donde principalmente utilizan Facebook y otras plataformas (zoom, etc.) esta situación ha llevado a gran cantidad de académicos respaldados por sus unidades universitarias, al igual que músicos e instrumentistas, a ofertar clases virtuales de forma gratuita, o en miras de intercambiar otro tipo de conocimiento.

Visto desde el panorama de Leonel, se está viviendo un momento único en la historia, ninguno de sus familiares habían presenciado una ruptura en la naturaleza de este tipo, para él, la pandemia, indudablemente fractura y daña las relaciones humanas, aquellos valores que se consideraban primordiales, conceptualizados esenciales para llevar acabo el arte, se ven dañados severamente, principalmente las relaciones, si ya representaba un reto atraer a la gente a los teatros, a los escenarios, ahora debe idearse una forma de que el contenido llegue al público a través de las nuevas plataformas, para lo cual no estaban preparados.

Fuente :https://www.instagram.com/p/BJ35WlSAIwI/

“Es primordial no permitir que la cultura de masas tome el control completo, ha costado mucho tiempo la conexión con la gente, el reto es rescatar los valores que se están perdiendo y migrar a la nueva normalidad que son las redes sociales”.

Los artistas por si solos no pueden llevar acabo una reeducación del público y como consumen el arte, Leonel cree que mientras las políticas de estado sigan concentradas en beneficiar al sistema neoliberal, la competencia artística seguirá siendo entre ellos y las grandes industrias culturales, sin embargo, la alternativa en mando es realizar una nueva red de apoyo entre artistas, lo cual ha desarrollado con ahínco durante esta temporada.

Related Posts

Aprender para controlar el entorno digital
La censura como herramienta pública y digital: Donal Trump
“Todo empezó con Con un cover en Facebook” – Emilio Pelaez

Leave a Reply