La educación en México frente a la crisis del COVID-19

@pxcox96

La emergencia sanitaria provocada por el COVID-19 dejó al descubierto la importancia y necesidad de fortalecer el esquema digital en México. A raíz de la crisis del COVID-19 se ha observado con mayor claridad que diferentes esferas de la sociedad han buscado transitar a la esfera digital. No es casualidad advertir que tanto Gobierno como Iniciativa Privada han comenzado a emplear estrategias que posicionan a las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC) como herramienta estratégica al tiempo de sortear el confinamiento.

Una esfera que sin duda ha recurrido con fuerte énfasis en el uso y aprovechamiento de las TIC como estandarte de su ejercicio es la educativa. En cuanto se declaró el cierre total de los centros educativos, el pasado 20 de marzo, se puso en marcha una estrategia que posiciona a las TIC como aliadas estratégicas en el proceso enseñanza – aprendizaje.

De esta manera, la Secretaría de Educación Pública (SEP) puso en marcha el programa Aprende en Casa, el cual se compone por un portal en línea, en el cual los alumnos de educación básica (inicial, preescolar, primaria y secundaria) con acceso a internet en México pueden disponer de contenido educativo.  El programa, además, cuenta con cobertura en canales de televisión abierta como Once Tv, TV UNAM, Televisión Educativa y televisoras públicas estatales. Sumado a ello, diversas instituciones educativas han comenzado a ofrecer clases en línea.

Si bien el programa Aprende en Casa se enmarca como una solución innovadora ante la contingencia sanitaria provocada por el COVID-19 y atiende a la necesidad de garantizar el derecho a la educación, el tránsito a las aulas virtuales se advierte complejo al tiempo de reparar que el acceso, tanto a TIC e Internet como Televisión, es desigual en México.

Es decir, la brecha digital, entendida como el acceso estratificado a las TIC, en México juega un rol crucial en esta coyuntura. De acuerdo con  la Encuesta Nacional sobre Disponibilidad y Uso de Tecnologías de la Información en los Hogares (ENDUTIH) 2019 en México el 44.3% de los hogares del país cuenta con computadora y el 56.4% dispone de internet en sus hogares, fenómeno que sugiere que una significativa parte de la población se encuentra desprotegida de servicios de telecomunicaciones y TIC y, por lo tanto, lejos de estar incorporado al modelo de educación en línea promovido por la SEP.

El fenómeno se agudiza y se hace más evidente si se toma en cuenta que, de acuerdo con la Calculadora de probabilidades de uso de las TIC y actividades por Internet en México, elaborado por el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT), la probabilidad de utilizar computadora en el país es del 45.3% y que, de acuerdo con la ENDUTIH 2019, la principal actividad de los usuarios de Internet concierne a entretenimiento (91.5%).

Ahora bien, en lo relativo al acceso a Televisión la ENDUTIH devela que el 92.5% de los hogares en México cuenta con al menos un televisor. Si bien en este ámbito existe una cobertura más sólida, se sigue advirtiendo que, al menos 8 millones de mexicanos (7.5%), están desprovistos de acceso a la televisión, y por ende, del contenido educativo transmitido por la SEP en televisión abierta.

A este enfoque vale la pena incorporar un escenario que abona a la complejidad del ejercicio de un modelo educativo a distancia, el cual no corresponde a la conectividad y disponibilidad de equipo TIC en los hogares del país, sino a las aptitudes y habilidades digitales.

Este escenario es más complejo que el anterior, pues al no haber cifras que indiquen el nivel de capacitación de la plantilla docente en México se es difícil comprender en qué medida las clases a distancia se han podido ejercer de manera eficiente. Sumado a ello, se contempla que tanto planes de estudio como herramientas pedagógicas no están diseñadas para aplicarse en un entorno virtual.

El fenómeno que envuelve la educación en línea en el marco de la brecha digital en México no es nuevo. Desde hace casi dos décadas se han emprendido esfuerzos por incorporar a las TIC como impulsoras de la educación en el país. Sin embargo, dichas iniciativas no han llegado a buen puerto.

Basta mencionar el programa Enciclomedia como ejemplo de iniciativas poco asertivas al tiempo de configurar un modelo educativo digital, pues este se enfocó en la instalación de equipamiento TIC por encima de la capacitación de la plantilla docente y, por supuesto, del alumno.

Hablar de educación en línea es hablar de brecha digital, con todos sus componentes. La crisis del COVID-19 ha develado, entre otras cosas, la importancia de contar con programas y planes de estudio cada vez más adecuados su ejercicio en línea. Bajo esta coyuntura es menester reflexionar en cuanto a los alcances y limitaciones de las TIC en México y, sobretodo, en la educación en línea.

Related Posts

Decisiones difíciles en Tokio 2020: Juegos Olímpicos sin espectadores
FAST FASHION y los nuevos hábitos de consumo
Café en tiempos de cuarentena. ¿Qué beben los mexicanos en esta pandemia?

Leave a Reply