Instagram y la necesidad de lo bello: El arte no está en cuarentena

@CariHN

Fotografía: Mario Strd

Regina García es el testimonio andante de lo increíble que es la mente humana. Actualmente estudia fisioterapia en la BUAP y a la par continua con su carrera como pintora, si se tuviera que definir su obra con una palabra (lo cual sería terrible, ya que es el cumulo de múltiples aspectos de la realidad) elegiría vulnerabilidad, se muestra al mundo tal y como es, ella utiliza el arte como un medio para plasmar una historia, la suya y la del espectador, a su vez continua con su labor altruista para contribuir con el medio ambiente y la sociedad.

Desde la experiencia de Regina, la cuarentena, no ha sido lo más fatídico en comparación a la gran mayoría, puesto que ve los beneficios en diversas áreas: puede pintar con calma, conectar con su familia, así como dedicarle tiempo al contenido de su página en Instagram.

Instagram: un espacio de expresión que se convirtió en una oportunidad de crecimiento.

“Buscaba un espacio en donde mostrar mi arte, y que llegara a más personas, que no necesariamente se expusiera de forma física sino también Instagram se volviera una plataforma para darme a conocer como artista logrando formas más creativas para expresarme”.

El uso que le da a Instagram aumentó ahora que puede ver con énfasis los beneficios de la plataforma para el arte, su obra está teniendo mayor alcance, reconocimiento, consumo y retroalimentación. Los tiempos actuales han cambiado las normas que teníamos, nuestras necesidades y deseos.

Ella lo señala como la razón principal del incremento exponencial de consumo de arte por los usuarios de Instagram, (en particular Instagram al ser una plataforma en su totalidad para mensajes visuales)

“Yo inicio a vender mi arte por Instagram, cuando comienzan a preguntarme si vendía mis cuadros, y así es como empecé a variar la categoría de productos agregando fundas para celular y encargos personalizados”.

Las personas quieren conectar con los artistas a través de sus obras y únicamente deben hacer scroll, ¿es bueno? Si, ¿es a lo que deben aspirar los artistas y consumidores? “Tal vez no, es necesario no perder de vista la belleza de ver una obra personalmente, admirar la curaduría de cada exposición y generar un lazo más profundo por medio del arte”, menciona.

“En una época en la que nos han quitado la oportunidad de sentir, tenemos la necesidad de lo bello”.

Platicando con Regina salió a flote que, si algo podemos asegurar, es que la perspectiva de nuestra sociedad esta cambiando, en un mundo tan divergente aún podemos acervar que somos motivados por el impulso de sentir, anhelamos ser conmovidos y que nos recuerden sobre lo sublime de nuestra humanidad y el arte es la solución.

Regina es una artista admirable, ha logrado converger todas las áreas de su vida, poniendo como ejemplo la iniciativa de crear un mural en su facultad sobre fisioterapia con la ayuda de Jorge Tlapalama Gómez y Sebastián Jiménez , o como el proceso de su vida espiritual toma protagonismo en todo lo que hace, es alguien digna de seguirle el rastro, y que mejor que por Instagram.

Related Posts

Aprender para controlar el entorno digital
La censura como herramienta pública y digital: Donal Trump
Ciberactivismo y linchamientos digitales, la resolución del caso #TodosSomosJorge

Leave a Reply