‘Black Mirror’: ¿Del 1 al 5 cuánto te agrado?

Entre cuantificar experiencias y buscar aprobación. Uno de los mejores capítulos de la aclamada serie basa la imagen pública de sus personajes en un número y deja que ellas y ellos se encarguen del resto.

El primer capítulo de la tercera temporada de la serie ‘Black Mirror’, “Caída en picada”, reflexiona en torno cómo la evaluación constante a través de plataformas digitales condiciona nuestra vida diaria.

Estrenado el 21 de octubre de 2016, el episodio está basado en una historia de Charlie Brooker, creador de la serie, con un guion adaptado a la televisión por Rashida Jones y Michael Schur; mientras que la dirección corrió a cargo de Joe Wright, quien dirigió todos los capítulos de la tercera temporada de la exitosa serie.

Las realidades narradas en cada episodio son sorpresivas e inquietantes, por lo que este capítulo no es la excepción. Aquí, las personas utilizan la escala de una a cinco estrellas para calificar sus interacciones a través de una aplicación que registra las valoraciones y elabora un promedio público, tal no resulta un simple número, sino que refleja tu estatus social.

En la trama, Lacie (interpretada por Bryce Dallas Howard) es una joven obsesionada por sus evaluaciones que es invitada por una popular amiga de la infancia (Alice Eve) como dama de honor para su boda. Durante el viaje para asistir, Lacie discute con uno de los trabajadores de servicio al cliente, y es a partir de aquí que nuestra protagonista enfrentará todo tipo de obstáculos para llegar al enlace sin que su calificación personal caiga hasta los suelos.

A lo largo de la historia, la sociedad resulta jueza y reguladora del estatus social de cada persona; lo que permite conformar élites que cuentan con beneficios según su puntaje, como obtener descuentos en compras o ingresar a determinados lugares. Con estas condiciones, resulta común la obsesión por escalar en la pirámide.

Para este punto, resulta sencillo encontrar similitudes entre la propuesta de la serie y la interacción en redes sociodigitales que experimentamos día con día, donde se premia a quienes cuentan con mayores seguidores, a la par que nuestra aprobación está en constante incertidumbre con cada acción que realizamos.

Se trata entonces de una expresión más del capitalismo como sistema dominante de nuestra cotidianidad. Se prioriza así la acumulación de capital social que permita acceder a determinados grupos e influir en los demás. Tal panorama, construye imágenes falsas de cada individuo, con el único objetivo de mostrarse agradables y mejorar su imagen pública o “valor social”.

Más allá de pensar si algún día llegaremos a vivir lo que Black Mirror nos presenta en este capítulo, vale la pena apostar por mostrarnos tal cuál somos y ser empáticos con los contextos de las personas que nos rodean. No juzgar, sino comprender.

Lee también en iMx:

Fuentes:

Related Posts

Y así cada quince
Volver al Futuro: un escaparate publicitario
Zoom deberá pagar millonaria multa tras demanda por violar privacidad de usuarios

Leave a Reply