“Redes sociales y reputación Online” Foro virtual de la Academia Mexicana de la Comunicación

@IIsraelBarajas

Entre la pandemia por COVID-19, la Academia Mexicana de la Comunicación organizó una serie de mesas en las que abordó la relación entre las redes sociales, reputación online, manipulación a través de inteligencia artificial y riesgos de linchamiento en el ejercicio periodístico. En esta nota hablaremos del primer tema, ¿cómo se estructura y cómo operan actualmente las redes sociales en conjunto con la reputación online? ¿en qué consistiría una visión ética de las redes sociales?

Estas preguntas fueron dialogadas por grandes personajes de la comunicación digital. La repetición de esta mesa, y las demás actividades, puede ser visualizada en el canal de YouTube de la Academia Mexicana de la Comunicación.

Si en algo coinciden los panelistas es en que el Internet se ha convertido en una herramienta que, en principio, democratiza gran parte de la comunicación y acceso a la información.

Con esto, los grandes medios tradicionales de comunicación (prensa, televisión y radio) han tenido que acomodarse o padecer esta nueva etapa de la comunicación en las redes sociales digitales.

Ha permitido un acercamiento entre la ciudadanía, los políticos, las empresas, artistas y un enorme conjunto de personas que antes gobernaban los medios, permitiendo que cualquiera pueda dejar de ser un observador y comience a ser un observador-actor digital.

Sin embargo, junto con esta gran herramienta y este enorme poder, todavía ampliamente desconocido, aparecen un conjunto de estrategias de empresas y políticos, además de riesgos que magnifican las vulnerabilidades en las redes sociales físicas. Se han creado miles de sitios web maliciosos en los que han robado millones de datos, creando centenares de víctimas pues el crimen organizado tampoco desaprovecha la oportunidad que ofrece Internet.

Registro al evento - Academia Mexicana de la Comunicación ...

Los temas de fake news y la posverdad ha orillado a las personas a polarizarse mucho más entre los grupos sociales, a partir de sus intereses y afinidades. Partiendo de estas características no queda sino afirmar que las redes sociales digitales han magnificado todos los aspectos de la vida humana y será cuestión de regulación ética el crear espacios públicos digitales benéficos para todas y todos.

A continuación presentamos un resumen de las ideas más interesantes de este foro.

Ximena Céspedes, directora de Metrics, afirma que las redes sociales digitales significan conectarse con otras personas, pero esa conexión conlleva estar más expuesto al rechazo social y aplica un modelo sencillo pero poderoso para explicar el poder de la comunicación.

Se trata de dos grupos, uno en el que se encuentra un líder junto con sus seguidores y el segundo en donde se encuentran los contrarios junto con sus seguidores, naturalmente.

Sin embargo, entre estos dos grupos existe una gran masa de observadores quienes se encuentran a la expectativa. En este modelo de comunicación es relativamente sencillo saber cómo se generan las agendas comunicativas.

La pregunta en la era de redes sociales digitales es ¿quién posiciona los temas en los vacíos digitales? A diferencia de las redes sociales previas a las digitales, en donde las posicionan los líderes, los observadores se han vuelto relevantes a la hora de llenar estos vacíos por lo que a veces las marcas y líderes de opinión quedan atrasados, contándoles posicionarse quizá por miedo al rechazo. Sin embargo, algunas estrategias de marketing, como el unbranded colateral, permiten a las marcas posicionarse retomando las agendas que los observadores-actores realizan en sus redes sociales digitales.

Es posible considerar a cuatro emisores de la información, dependiendo de la especulación y el impacto generado: 1. Gobierno, 2. Medios o científicos, 3. Conspiración, 4. Quienes crean nuevas teorías. Si la publicidad sigue siendo el medio para pagar las plataformas entonces no podemos elegir qué estamos viendo, pero se puede verificar información mediante entidades específicas a nivel mundial, aunque estas necesitan poderes económicos que los sustenten.

Por su parte, Enrique Bustamante, presidente del Instituto Global de Comunicación y Expresión Pública, contextualiza que siempre hemos estado rodeados de pandemias y nos han orillado a otros formatos de comunicación, pero afirma que nunca vivimos un estado de cuarentena global total, una especie de leviatán sanitario.

Apenas en 2009 con la influenza iniciaban las redes sociales pero es en 2020 cuando existe una vivencia de la pandemia en tiempo real a nivel global, por ejemplo, al buscar covid-19 inmediatamente te indica seguir una cuenta oficial de la Secretaría de salud o en Facebook, con 2,500 millones de usuarios cuando se busca coronavirus o un hashtag relacionado automáticamente una ventana propone información hacia la Organización Mundial de la Salud, las redes sociales trabajan entorno a la pandemia.

El mundo actual genera una modificación profunda en las redes sociales y la comunicación. La calidad e impacto de los contenidos son un problema tanto en redes sociales como en el periodismo tradicional. El problema de las noticias erradas es que causan pánico por lo que se vuelve necesario ser más selectivo en el consumo de las redes sociales digitales, por ejemplo, se han encontrado más de 4000 sitios web que contenían las palabras “coronavirus” o relacionados, pero más del 50% eran maliciosos. Es un reto significativo.

Fernando Belaunzarán, periodista activo en las redes sociales.

Mencionó que “el internet es la vuelta a babel. Cualquier persona puede ser emisor, una gran ágora, reflejo de la sociedad pero esto también genera miedo por ser un encuentro directo y a la vez distorsionado en tiempos e intereses. Democracia liberal como guerra, redes sociales amplifican, instrumento irrenunciable, reto civilizatorio. Es una forma de observar al poder y siendo el objetivo de la comunicación es fundamental: el poder comunicativo observando al poder político”.

Hay instrumentos de democratización pero también de censura en las redes sociales digitales, ahora una opinión políticamente incorrecta en el internet puede ocasionar la pérdida de empleos y, en este sentido, no necesariamente hay un progreso. En el caso de internet es necesario valorarlo en toda su potencialidad. Internet llega como una esperanza de equilibrio y comodidad.

Luis Ángel Hurtado, director de Comunicación Política Aplicada, se centra en la confrontación de dos esquemas de comunicación. Afirma que las redes sociales siempre han existido pues todo contacto entre personas es ya una red social pero ahora las redes sociales también son digitales lo que significa que existe una mediación, un puente, que es un dispositivo y que permite conectarse a un espacio público digital con normatividades distintas.

Rompen esquemas de tiempo, espacio, fronteras. Fracturan medios de comunicación tradicionales, hay redes sociales que dotan de poder a los ciudadanos quienes se transforman en generadores de información desde su propia realidad, la mediación tradicional se rompe y ahora el ciudadano puede acercarse con líderes de opinión o políticos.

Conlleva sociedades polarizadas, el fenómeno de la desinformación digital y la posverdad. El poder que existe en las redes sociodigitales todavía no lo entendemos. El acceso a la información se democratiza al igual que la libertad de expresión se intensifica, llegando temas que no antes no se trataban.

También llegan movimientos con ciberactivismo que adquieren un poder que la sociedad civil no tenía o sólo tenía mediante esquemas muy específicos. Esto puede polarizar al grado de que podemos encontrar esquemas muy sencillos: es mi amigo o es mi enemigo. Con tanto poder no se sabe muy bien qué hacer.

Ramón Mondragón, presidente de Grupo Anémona, indica que las redes sociales son entidades que son personas conectadas entre sí por muchísimas formas de relación. Un medio no regulado. Influida por organizaciones con fines de desestabilización. Aportan también situaciones de riesgo y hay segmentos vulnerables como la infancia o población no informada. Ciberdelincuencia se ha triplicado, suplantando identidad, robando información o extorsión, ciberacoso, un gran medio que aprovecha la delincuente: en 12 minutos sacan a niños de sus casas. Es posible realizar intrusiones para simular que una persona publicó algo cuando en realidad no lo hizo.

Es muy importante conocer la fuente de la información, “detrás de una pandemia sanitaria, hay una pandemia de fake news”. Respecto a los algoritmos, podrían crear redes de bots para posicionarse dentro del mercado. En la delincuencia organizada se han utilizado las redes sociales para cometer delitos por medio de la deepweb. Evidentemente la regulación tendría que ser a nivel global pero ha de ser muy cuidadosa para no eliminar esta herramienta de la ciudadanía.

Guillermo Perezbolde, presidente del Instituto Digital de la Reputación; oportunidad a todos aquellos que querían tener voz y no la tenían, la tecnología le puso en las manos el medio a la gente. Hay gente que se hicieron famosos y después estudian algo relacionado a la comunicación para realizar su trabajo, se democratiza la comunicación pues cualquier puede opinar y manifestarse.

Memes o publicaciones virales. No evaluar el contenido que compartimos, leer encabezados sin compartir, y gente seria ha compartido fake news como el mensaje de Whatsapp supuestamente de la nasa para medir la temperatura corporal y salir desnudo, hoy se necesita más que nunca el periodismo pues un mismo hecho visto por un ciudadano y un periodista se pueden concluir cosas distintas, gentes sin preparación comunican cosas sin análisis, hay información que no se necesita.

En conjunto con la pandemia, aparece la infodemia. Todo tiene algún tipo de reputación y actualmente es mucho más frágil de lo que era antes, se construye en el tiempo pero se destruye en segundo. Dependiendo de cómo se comunique y se llegue a la gente, es como se va obteniendo la reputación y al buscar a alguna empresa o persona se encuentra lo más relevante, pero a veces lo más relevante es negativo.

Related Posts

Digitalización de restaurantes en pandemia
La nueva colección de Nike ¿apropiación cultural u homenaje?
Violencia de Genero en el ámbito Digital, Entrevista con Carolina Pacheco Luna

Leave a Reply