El peligro y difusión de “productos milagro” durante la pandemia COVID-19

Por: Angel Samperio

  • La creencia de la gente en estos productos, pude alentar fuertemente un relajamiento de la cuarentena.
  • Estos productos no están respaldados por ningún consentimiento legal o una autoridad de salud.
  • Esta práctica conocida como Quackery, lleva mucho tiempo en el mundo.

Los llamados productos milagro, son más antiguos de lo que uno cree, sin embargo. Ahora en plena pandemia de COVID-19, estos productos vuelven a aparecer con fuerza.

El pasado 25 de julio de 2020, se decomisó en la clínica Doctor Verde, una tienda dedicada a los productos naturales y homeopáticos ubicada en Los Mochis, Sinaloa, un total de 10 “productos milagro”, por parte de las autoridades de la Comisión Estatal para la Protección Contra Riesgos Sanitarios de Sinaloa (COEPRISS). El producto aparentemente contra el COVID-19, venía en forma de gotero con una sustancia de 30ml. 

¿Qué es un producto milagro? 

Si bien no hay un consentimiento sobre una sola definición, todas parecen llegar a una media. De acuerdo con el portal web de la farmacéutica estadounidense, Merck Sharp & Domme (MSD), un producto milagro es aquel al que se le atribuyen una serie de propiedades sobre el organismo, sobre las que no se ha demostrado por medios científicamente validos que pueda producirlo, por lo tanto, no se ha sometido a consentimientos legales. 

Otra característica conforme a la MSD, es que 

“la empresa o interesado lo que suele hacer es buscar una vía legal simple para conseguir algún tipo de autorización; y luego crea una agresiva publicidad atribuyendo al producto propiedades que nada tiene que ver con lo que ha presentado o comunicado a las autoridades sanitarias”.

¿Cómo identificar un producto milagro?

Jorge Alan Urbina Vidales, comisionado de la COEPRISS, detalló que los productos milagro, contienen imágenes o leyendas alusivas a las enfermedades con inexistentes procedimientos de registro, y que generalmente no cuenta con registro alguno ya sea de proveedores o clientes. 

Por otra parte, el subsecretario de Salud y epidemiólogo Hugo López Gatell, informó el pasado 8 de junio, que dichos productos no tienen ningún respaldo por parte de las autoridades:

“Hemos hablado de los distintos medicamentos que están en proceso en productos científicos, que a veces se promocionan como alimentos, como complementos reforzados de distintas funciones orgánicas pero que no tienen una autorización sanitaria”

Quackery

Estos productos engañosos, fraudulentos, se “legitiman” a través de campañas de publicidad, difusión, y también aprovechándose de las situaciones en las que se vive, o de circunstancias determinadas.

Esta práctica se le conoce como Quackery, una palabra de origen del antiguo holandés (ahora se escribe kwakzalver), que significa “vendedor ambulante de pomada”, lo que ahora en español, se traduce a Fraude en Salud, misma consiste según la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA por sus siglas en inglés) un una “promoción, con fines de lucro, de un remedio médico conocido por ser falso o no probado”. 

La forma en la que se da el quackery, deja muchas respuestas a por qué la gente consume y cree en estos “remedios”, además del momento por la persona que es víctima o practicante de estas acciones. Esta desde la desesperación, el miedo a efectos adversos y/o recelo de la medicina convencional, orgullo, ignorancia, hasta cuestiones más psicológicas.

Efecto Placebo.

Un placebo es una sustancia o tratamiento que imita a un medicamento o tratamiento regular, pero no lo es, diseñado para parecer un tratamiento real, cuando no lo es. Afecta directamente a la mente, haciéndole creer e incluso hasta a veces sentir que ya no está un síntoma determinado cuando es todo lo contrario.

Ahora bien, el efecto Placebo, según la American Cancer Society, es “hacer que algunos tratamientos parezcan ayudar a ciertos síntomas, cuando en realidad no hacen nada para causar un cambio directo en la enfermedad. Otros factores que a veces se combinan con el efecto placebo también pueden hacer que un tratamiento parezca útil incluso cuando no hace nada por la enfermedad”. Incluso ilusionistas como James Randi, se dedican a exponer fraudes contra prácticas perniciosas como la homeopatía. Los productos milagro pueden generar el Efecto Placebo.

¿Cómo actuar contra los productos milagro y su quackery?

Debido al origen desconocido de procedencia de los productos milagro, es difícil determinar qué productos no generan ningún efecto en ti del prometido (en el peor de los casos) y que productos incluso pueden actuar en contra de tu salud, trayéndote un peor mal. 

El doctor y subsecretario de salud, Hugo López Gatell, hizo un llamado en el mes de junio, a denunciar los productos milagro que prometan una cura contra el COVID-19 ante la Comisión Federal para la Protección Contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), ya que, en palabras del epidemiólogo, es la entidad sectorizada de la Secretaria de Salud, encargada de supervisar que estos productos no se comercialicen si no tienen un registro sanitario.

Esto en contraparte de algunas figuras públicas como del senador Martí Batres Guadarrama, que, en algún momento, promovieron la homeopatía contra el COVID-19, dando crédito a la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero.

Por otra parte, en redes sociales como Twitter, proliferan verificadores contra el quackery, tal es el caso del perfil Quackery detector, que se encarga de retwittear noticias o publicaciones que inciten a esta práctica. Tratando de incluso mitigarla o de sensibilizar acerca de estos productos. 

Related Posts

FAST FASHION y los nuevos hábitos de consumo
WhatsApp y Twitter: redes sociodigitales para la medición de la incidencia delictiva en México.
Café en tiempos de cuarentena. ¿Qué beben los mexicanos en esta pandemia?

Leave a Reply