Digitalización de restaurantes en pandemia

Por: Sara Mandujano

Lamentablemente la pandemia ha traído consecuencias que van más allá de lo que en materia de salud o de sanidad se esperaba. Un ejemplo se observa en el cambio que se dio en cuanto a la forma en que comemos “fuera de casa”.

A finales de Marzo, la segunda fase epidemiológica entró en vigor en México y consigo el llamado a quedarse en casa, lo cual dejó a muchos negocios, entre ellos restaurantes, con una gran problemática para continuar en el mercado. 

Nombres de empresas como Uber Eats, Rappi, Didi Food y Sin Delantal, se convirtieron en las aplicaciones que están generan más ingresos durante lo que va del 2020, aumentando, en caso de las dos primeras, un 80% en sus ganancias totales. Sin embargo, ¿qué tan beneficiados se ven los comercios y los compradores con esta modalidad de delivery?

La comodidad que caracteriza solicitar el servicio a domicilio por medio de una app implica un costo mayor que no solo repercute en el gasto del comprador, sino también tiene consecuencias para los establecimientos así como para los propios “socios repartidores”, quienes hacen posible que el pedido llegue a manos del usuario. 

Comisiones en apps de delivery ahorcan a los negocios de comida en México

Durante el confinamiento, el consumo a los restaurantes disminuyó en un 280%, dejando sin posibilidades a restaurantes que tuvieron que cerrar sus puertas. Según datos del Universal, establecimientos de renombre, tales como L’Aperô, The Palm (sucursal de Santa Fe) y Tierra Garat (sucursal Reforma), se vieron forzados a no operar más.

Estos eran restaurantes considerados puntos turísticos en el país, sin embargo, los más afectados han sido los pequeños negocios de familias emprendedoras. Cada uno de nosotros conocemos al menos algún establecimiento cercano a nuestra casa o ruta de trabajo que ahora tuvo que cerrar temporal o permanentemente.

Efecto Covid-19: 5 mil restaurantes cerrarían de forma permanente tras  crisis económica - Monumental : Monumental

Aquellos que no tuvieron este destino es muy probable que se hayan afiliado a las delivery apps, pero ello no asegura las mismas ganancias, ya que, dependiendo de la plataforma, del 30% al 20% del porcentaje de venta se va para estas. Además, las “faltas” del repartidor, ya sean sanitarias o de entrega, y el trato que sufre el pedido durante el viaje, restan prestigio y a clientes a los restaurantes.

Siguiendo la ruta de entrega, hablamos ya del restaurante y de cómo ese 30% que pide la app por prestar a su cartera de clientes debe ser absorbida como gasto y perdida para el establecimiento. Ahora guiaremos la lupa de investigación hacia el “socio repartidor”.

Trabajar como repartidor a domicilio: un peligro latente en CDMX |  Publimetro México

A pesar de realizar una actividad propia de un trabajo, no se encuentra inscrito a un patrón fiscal y no cuenta con prestaciones de ley como seguro médico, que debería ser esencial, ya que la mayoría de repartidores prestan su servicio usando su bicicleta como vehículo, en un país en donde la educación vial no los protege.

Aunado a esto, como muestra el portal Infobae, en un fragmento del mensaje que les ha hecho llegar Uber Eats a sus repartidores, se menciona que “a partir del 1º de junio de 2020, como consecuencia de la Iniciativa de Reforma Fiscal presentada por el Ejecutivo Federal y aprobada por el Congreso de la Unión a finales del año pasado, Uber Eats conforme a la ley, estará obligado a realizar retenciones de Impuesto Sobre la Renta (ISR) e Impuesto al Valor Agregado (IVA) sobre las ganancias derivadas de los servicios que realizas (como socio) de forma independiente a través de la aplicación.Dichas retenciones serán realizadas a todas las personas físicas, sin importar el régimen fiscal bajo el cual se inscribieron ante el Registro Federal de Contribuyentes”.

Hablando del último elemento de la ecuación de entrega por delivery, es decir el consumidor, también se ve afectado, ya que gracias a un estudio hecho por el mismo portal, sabemos que el aumento en un producto con esta modalidad de entrega es de hasta un 69% en el costo final.

Sin duda nos encontramos ante una nueva cultura de digitalización de la convivencia, por ejemplo, del cómo llevamos a cabo actividades que eran tan cotidianas como “realizar el súper” o celebrar en un restaurante tu cumpleaños.

Ahora que tienes una nueva perspectiva del camino que recorre tu pedido para llegar a tu casa ¿qué opinas? ¿podría tratarse solo de un auge en estas aplicaciones motivado por la pandemia? o ¿hasta qué punto se verán reflejados esos pedidos a nuestros bolsillos, a los de los repartidores y a los dueños de pequeños comercios? 

Repartidores, los otros héroes durante la contingencia por Covid-19

Hasta ahora solo sabemos que es importante puntualizar estos temas para continuar con una economía solvente, eso está claro.

Haznos saber tu opinión y síguenos para más contenido sobre el tema. 

Fuentes:

Related Posts

5 años del apagón analógico: un recuento de los daños
Alto a las Fake News: la verdad sobre la red 5G en México contada por Ericsson
El rock mexicano no muere ni de coronavirus

Leave a Reply