Ciberactivismo y linchamientos digitales, la resolución del caso #TodosSomosJorge

Por: Ximena Bravo Rodríguez

  • Después de 11 días desaparecido, producto de una broma en WhatsApp, Jorge Barrera Ríos fue encontrado en las inmediaciones del estadio Azteca.
  • A partir de la divulgación de su historia en redes sociales, los alumnos implicados fueron sancionados y expulsados de la preparatoria 5 de la UNAM.

Jorge de 16 años, desapareció el pasado 26 de septiembre tras ser convocado por sus compañeros a la preparatoria de Coapa, debido a un supuesto examen presencial. Tras enterarse de la broma y haber llegado a su casa, Jorge continúo recibiendo burlas por parte de sus compañeros, lo que desencadenó su posterior desaparición.

Casos como el de Jorge son habituales en esta era digital, donde un mal manejo en redes sociales puede desencadenar acontecimientos inesperados. Desde el surgimiento de las nuevas tecnologías, la sociedad se ha caracterizado por su libre y fácil acceso a la información, lo cual genera diversas esferas de debate y opinión dentro de los medios digitales.

El ciberactivismo es un fenómeno surgido a raíz de estas innovaciones, cuyo objetivo es hacer visibles problemas que no están en la agenda pública, provocando un cambio social y participación colectiva al aprovechar la viralidad, velocidad y horizontalidad de las redes sociales para la difusión de mensajes.  

Gracias a este tipo de estrategias, temas como el de Jorge se han dado a conocer tanto en Instagram, Twitter y Facebook, lo que llama la atención de autoridades y grandes medios de comunicación mediante el uso de hashtags como #NosFaltaJorge y #TodossomosJorge.

Estudiantes de diversos planteles e instituciones convocaron a mantener las cámaras apagadas durante sus clases virtuales, mostrando la fotografía de Jorge en señal de protesta para exigir la expulsión de los estudiantes responsables, al catalogar el acontecimiento como un acto violencia, más que una simple broma.

Esto es un claro ejemplo de ciberactivismo, donde los movimientos sociales y el activismo van de la mano.

Mientras tanto, los presuntos responsables han sido víctimas de linchamientos digitales, exhibidos en redes sociales y siendo objeto de ataques, insultos y acoso de manera viral, después de ser filtradas conversaciones del grupo 454 en el que estaba inscrito Jorge, donde compañeros lo llamaron “estúpido” e intercambiaban mensajes diciendo: “pobrecito” y “el Jorge se la creyó”.

Después de encontrar a Jorge el pasado 5 de noviembre, cerca de las inmediaciones del Estadio Azteca, la familia levantó un acta y exigió justica después de declarar que la UNAM, tanto la Fiscalía General de Justicia (FGJ) intentaron deslindarse del caso.

Este 13 de noviembre la ENP 5 emitió un comunicado, anunciando la expulsión y suspensión de los alumnos implicados en el caso que derivaron en la desaparición de Jorge, conforme a la normatividad universitaria. Asimismo, reiteraron su compromiso para evitar que su alumno sea objeto de revictimización.

Los internautas han encontrado herramientas y espacios en medios digitales para presionar autoridades a realizar su trabajo, demostrando los pros y contras de los mismos y la no subestimación de redes sociales.

Para ahondar más al respecto, te invitamos a leer la nota:

Related Posts

La nueva colección de Nike ¿apropiación cultural u homenaje?
La credibilidad de los medios de comunicación en tiempos de pandemia
¿Cómo sobrevive el teatro a la cuarentena?

Leave a Reply